2 ago. 2008

El llanto de la Mar


La Mar llora en profundo silencio
Pues esos hijos a los que un día vio nacer
Le han perdido el respeto.

Vierten sin amor sus residuos en sus aguas
Ahora llenas de basura que a ella no le pertenecen.
Y a gran escala y sin piedad, le roban
Cada día millones de seres vivos que
La alimentan. Le roban su vida.
La Mar llora, y el hombre sordo no
Es capaz de escuchar su lamento, de
Sentir su quejido. Ella tan solo clama un
Poco de armonía: dar y recibir,
Equilibrio, respeto mutuo.
Ella que nos da la Vida,
Que escucha nuestras palabras,
Que llena nuestros momentos de belleza.
Ella, todo un mundo lleno de
Poder y de magia,
Llora en silencio la ingratitud
De unos hijos ya incapaces de
Sentir el llanto de su Gran Madre Mar.

Grecia, 19 septiembre 2002