29 nov. 2008

El final

Desperté.
Tus manos junto a las mías,
tu cuerpo allí tendido,
tu Alma en el infinito.
Te habías ido.

Te toqué.
Tu piel estaba aún caliente,
tu cuerpo no se movía,
tu corazón no latía.
Sentí el vacío.

Te besé.
Sentí tu piel ya sin vida,
sentí la Paz de tu Alma,
sentí que ya no sufrías.
Todo había terminado.

Y lloré....

29 noviembre 2008