18 dic. 2009

TIEMPO DE REFLEXIÓN

Tan solo eso... TIEMPO DE REFLEXIÓN.

¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2010!

31 ago. 2009

Miedo y manipulación social

Hoy he ido en el Metro de Madrid después de varios meses sin utilizar este servicio. Y me he quedado sorprendida por el uso indiscriminado de la información que se ofrece en la televisión de este medio de transporte.

Todas, absolutamente todas las noticias que se estaban emitiendo a las 12 de la mañana en el Metro, eran sobre asesinatos, accidentes, muertes, incendios...

Pantallas gigantes nos ofrecen este tipo de información sin cesar, sin importar si quieres o no escuchar ese tipo de noticias, sin importar si viajas con niños, sin importar si quieres que tus hijos escuchen dramas manipulados para crear en las personas pánico y control social.

Me parece una vergüenza que un medio de transporte tan popular como el Metro ofrezca ese tipo de información, en lugar de poner documentales sobre bellos lugares del mundo, o sobre naturaleza o animales.

En lugar de transmitirnos mensajes positivos, mensajes que nos hagan pensar y crecer como personas, mensajes que nos den esperanza y ganas de vivir y de luchar, nos ofrecen mensajes que nos hacen sentir miedo, que nos hacen temer al vecino, que nos hacen dudar sobre la belleza de la vida, que nos quitan la esperanza de un cambio y la posibilidad de un mundo mejor.

Realmente como consumidores de este medio de transporte, deberíamos reivindicar nuestro derecho a no escuchar este tipo de noticias.

Otro aspecto social que deberíamos reivindicar son los carteles de peliculas y anuncios publicitarios.

Muchos de estos carteles ofrecen imágenes que no son adecuadas para menores de edad.

¿Realmente queremos que nuestros hijos vean esta imágen en sus sueños? ¿Que lean el mensaje que ofrece?

¡Es una auténtica vergüenza, y nadie decimos nada, simplemente pasamos sin ser conscientes de lo que este tipo de información, tanto verbal como visual puede afectar y afecta a nuestros hijos y a nosotros mismos.

En nuestra mano está hacer algo para que se produzca un cambio...

23 may. 2009

Poema de Khalil Gibrán sobre los hijos

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas
viven en la casa de mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos
semejantes a ti
porque la vida no retrocede
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero
sea para la FELICIDAD

Gibrán Khalil Gibrán nació el 6 de enero de 1883 en la localidad de Besharre (Líbano), era hijo de un humilde dependiente de una botica (propiedad de su tío) llamado Khalil y de Kamila Rahme, la hija de un sacerdote maronita que estaba predicando en Brasil. Kamila se casó en el país sudamericano y tuvo a un hijo al que llamó Butros.

Lamentablemente, su esposo murió a los pocos años de la boda y Kamila regresó al Líbano, en donde conoció y contrajo matrimonio con el padre de Gibrán, quien se convertiría en su tercer marido.

Como estudiante, Khalil se interesó desde niño por el mundo de las artes, las lenguas y la religión. De naturaleza solitaria, no era raro que se quedase maravillado contemplando las bellezas naturales que le rodeaban.
En 1894 la familia Gibrán, menos su padre que había sido detenido por evasión de impuestos, se traslada a Boston (Estados Unidos), en donde comienza a leer ávidamente, siendo influenciado por gente como Friedrich Nietzsche o Walt Whitman.
Conoce también al fotógrafo Fred Holland Day, quien será su mentor en sus actividades artísticas en la ciudad americana.
En 1898 retorna a su país natal y se instruye en lengua árabe en la Escuela de la Sabiduría, en donde destaca asimismo por su habilidad en el dibujo.
Sus primeros textos los publica en la revista libanesa "Al-Manarah", una publicación fundada por el propio Gibrán, junto a Joseph Hawaiik. Inicia también por esa época una serie de viajes por Europa que enriquecerán su bagaje cultural.

En su regreso a Boston comienza una relación con la poetisa Josephine Peabody, pero finalmente, cuando Khalil le pide en matrimonio, Josephine rechaza la oferta y se casa con otro en 1902.
Lamentablemente, la tuberculosis hace mella en su familia y a causa de esta terrible enfermedad fallecen su madre, su hermana Sultana y su hermanastro Butros, quedándose sola en Boston su otra hermana, Mariana.
Khalil marcha hacia los Estados Unidos para hacerle compañía y en 1908 comienza a ser protegido por Mary Haskell, con la que también mantiene encuentros amorosos. Más tarde conocerá a la escritora libaneso May Ziadhe, que se convertirá en su amor platónico, ya que su relación sólo se mantuvo a través de cartas.
En 1917 fija su residencia en Nueva York, ciudad en la que fallecerá a la edad de 48 años el 10 de abril de 1931.
La literatura de Khalil Gibran se define por su búsqueda mística de las materias más clásicas del comportamiento y sentir existencial, desde un sentimiento pleno de bonhomía y conexión natural.

Su obra maestra es "El profeta" (1923), aunque también destacan "Espíritus rebeldes" (1903), una obra censurada en su país por revolucionaria y perniciosa, "Alas rotas" (1912), un libro de tintes autobiográficos, "El loco" (1918), obra altamente influenciada por Nietzsche o "Jesús el hijo del hombre" (1928), título en el cual setenta y siete personajes dan su opinión sobre Jesucristo, incluido el propio Gibran.

8 may. 2009

Las obras de Paris

Ayer hizo 6 meses que Paris se marchó de mi lado. A lo largo de este tiempo, de manera instintiva y supongo que como modo incosciente de sentirle aún cerca de mi, he ido recopilando pequeñas y grandes obras que hizo a lo largo de su vida o fotografías de las mismas.

Supongo que cuando Ananda crezca, le gustará conocer también la obra de su padre, que además de talento como pintor de iconos tenía otras virtudes artisticas.

Ahi va un pequeño homenaje a su obra:


Retrato del Ché Guevara (Creta, 2004)


Retrato de su madre (octubre 2008, poco antes de morir)

Piedra de la playa con icono de Jesús y María (2006)




Piedra de la playa con icono de María (2006)




Icono de la Resurección de Jesús Iglesia de Voliones, Creta




Pinturas al fresco en la iglesia de Voliones, Creta
(1996-206)


Coche antiguo hecho con alambres (2001)


Bicicleta hecha con alambres (2001)




Tambor (2001)



Uno de sus primeros iconos (1987)

A partir de los 27 años Paris se dedicó a pintar iconos de manera profesional.
Tiene terminada una iglesia de 3 naves en la isla de Evia (Grecia) con pinturas al fresco y pan de oro. La iglesia de Voliones, en Creta, se quedó sin terminar, pero le falta poco. Ahora están buscando una persona para hacerlo, pero según palabras del propio cura del pueblo,va a ser dificil encontrar a alguien que iguale el trabajo de Paris.
Actualmente casi todos los pintores de iconos bizatinos trabajan sobre lienzo que más tarde pegan en la pared de la iglesia. Paris era uno de los pocos pintores que pintaba directamente en la pared.

Además de estas dos grandes obras, también trabajó de forma puntual en pequeñas capillas, en Evia y Creta, y en el último año había comenzado otra iglesia en un pueblo de Evia.
También pintó más de un centenar de iconos en tablas de madera.

Paris ha dejado un buen legado a la humanidad. Quién le ha conocido sabe que siempre fue una persona humilde, que no alardeaba de su trabajo. Lo hacía con dedicación, aunque en los últimos años se cansó un poco y se tomó un retiro, pero nunca dejó de pintar.
Ahora el entrar en una iglesia pintada por él me llena de su energía, a mi y a muchas personas que hemos tenido la fortuna de conocerle.
Gracias, Paris, por lo que nos has dejado.

16 feb. 2009

RIGPA

RIGPA es una Asociación Mundial de estudiantes de las enseñanzas de budismo tibetano impartidas por el Lama Sogyal Rimpoché, autor de "El Libro Tibetano de la Vida y la Muerte" o "El futuro del Budismo" entre otros.

Cuando Paris estaba ya bastante mal, una amiga me prestó este libro sobre la vida y la muerte, que encierra dentro mucha sabiduría explicada de un modo sencillo, al que cualquier persona puede acceder.

Durante un tiempo compartimos la lectura. Yo le leía a Paris capítulos y después hablábamos sobre ellos, pero desde que Paris se fue empezé a leerlo con más detenimiento, y entonces sentí una gran atracción por las enseñanzas de Rimpoché.

Buscando en Internet descubrí que había un grupo de alumnos de Rigpa en Madrid, y me puse en contacto con ellos. Actualmente se está impartiendo un curso al que asisto, y en el que escuchamos y aprendemos de las enseñanzas de este Maestro tibetano. Y la verdad es que me está ayudando mucho en mi vida, no solo a aprender y a saber enocontrar la Paz en el momento por el que estoy pasando, sino a buscar mi Paz interior, mi conexión con mi "yo", y , en cierto modo, orientar mi Camino.
Creo que los momentos de más sufrimiento del ser humano, son los "ideales" para aprender de una manera empírica, para crecer no solo a través de la teoría, sino con la práctica. Saber sacar el mejor aprendizaje posible de estos momentos es una tarea en la que quiero seguir, y a través de esta meditación he encontrado una vía de crecimiento interior.





3 feb. 2009

El duelo en los niños

Hace ya casi 3 meses que Paris se fue de nuestro lado. Durante este tiempo yo he buscado información, leo e intento procesar el duelo por el que estoy pasando, el luto por la pérdida de mi pareja, pero ¿y Ananda? ¿Como está viviendo ella este proceso? ¿Como se siente ante la muerte de su papá?

Creo que Ananda está viviendo este proceso como deberíamos hacerlo todos: aceptando la pérdida de manera natural.

Ella ha formado parte activa de toda la enfermedad de Paris; nos acompañaba a los médicos, estaba durante las visitas de las doctoras de paliativos, a las que cogió gran cariño, e iba viendo como día a día su papá iba tendiendo menos energía. Además casi desde el momento en que lo supimos le anticipé a Ananda lo que podía suceder, aunque nunca la hice perder la esperanza de la curación, al igual que yo no la perdí.

Pienso que todo esto, el formar parte de la enfermedad de su padre, la ha ayudado a ver y entender la muerte como algo normal que tiene que sucedernos a todos, aunque aún es pequeña, y posiblemente no tenga una conciencia plena de lo que significa la separación de la muerte.

Desde que Paris se fue hemos hablado siempre con naturalidad de él, de lo que le gustaba, de lo que solíamos hacer juntos. Ella saca poco el tema de su papá, pero alguna vez si que ha expresado que se acuerda de él pero que el recuerdo no la pone triste. Le echa de menos, dice, pero no llora por ello.

El primer mes me preocupé ante la aparente falta de reacción de Ananda por lo sucedido, pero ahora entiendo que ella, en su mundo interior, pasa por el duelo de una manera diferente a como yo lo hago. Es el duelo de una niña de 5 años (casi), que entiende la vida y la muerte desde otra perspectiva; que sigue sintiendose segura pues tiene a su lado a su mamá, a sus abuelos, a sus amiguitos; que entiende aunque no comparte el sufrimiento de su madre y que crecerá, posiblemente, con un vago recuerdo de todo lo que ha ocurrido, y con buenos recuerdos de los años vividos junto a su papá.

En el libro que estoy leyendo ahora "Como crecer a través del duelo" de Rosette Poletti y Barbara Dobbs, hay un capitulo interesante que trata sobre el duelo en los niños.

Algunas cosas de las que se habla en este capítulo:
- que en los últimos años, las investigaciones han demostrado lo importante que es implicar a un niño en el proceso de duelo familiar (hubo unos años en que el proceso del luto era un tabú para los niños, así como la enfermedad y la muerte. Se les ocultaba, se les mantenía al márgen de esos sucesos y se evitaba llorar ante los niños. Se ha demostrado que esto ha creado trumas en esos niños, bien en la infancia o una vez adultos).

- que los niños necesitan ver las cosas y comprenderlas. Hay que explicarles a los niños lo que está sucediendo para que ellos puedan elaborar su propio duelo.

Dice el libro: "Cuando se va a morir una persona muy querida por el niño, tanto si se trata de un abuelo, de un amigo o de un conocido, es esencial que se le informe de ello y que se comparta con él todo cuanto sepan los demás. A un niño no se le puede ocultar nada, pues lo presiente. Sabe que algo está ocurriendo a su alrededor y, si s relegado al silencio, sus niveles de ansiedad pueden llegar a aumentar considerablemente".

"Un niño es mucho más fuerte de lo que seguramente hemos imaginado durante mucho tiempo; posee un sinfín de recursos increíbles con los que poder enfrentarse a la realidad. Simplemente será recomendable que aquellos que informen al niño del deceso sean personas que le quieran y que sean capaces de tomarse el tiempo necesario para decirle las cosas con calma".

Incluso apunta que en algunos casos es recomendable que el niño vea a la persona antes de morir, e incluso que esté presente en el momento de la muerte (esto, dice, depende de la calidad del apoyo que tenga en su entorno). También dice que si el niño lo pide se le debería dejar ver el cadáver, aunque esto depende un poco de la edad.

Por el contrario no recomienda que los niños menores de 12 a 14 años vean el momento del cierre del ataud por lo que ello implica de separación, y por el dolor que se genera en el resto de las personas que están presentes.

Tampoco recomienda que acudan al entierro niños menores de entre 2 a 6 años (Ananda si que participó en el rito de despedida de Paris, y creo que tiene un buen recuerdo de ello).

Sigue diciendo el libro:

"Con frecuencia, el niño que está pasando por un proceso de duelo parece no sentir nada. Al igual de lo que sucede con los adultos, las reaccines son únicas y personales. Están relacionadas con el tipo de vínculo que unía al niño con la persona fallecida, así como con el ipo de apoyo ofrecido por el entorno, con su edad y con su carácter".

Apunta también que "hacer llora a los niños que quieren ignorar que están sufriendo es el mejor favor que podéis hacerles".

Y que "la forma en la que el niño viva sus primeros duelos será la que establezca las bases de todos los duelos futuros".

Por último, quiero recomendar un par de libros que pueden ayudar a los más pequeños a vivir y entender la pérdida y el duelo.

Uno de ellos se llama "Siempre te querré, pequeñín", de Debi Gliori, y el otro es "Para siempre", de Alan Durant y Debi Glori.












18 ene. 2009

Autobiografía en cinco actos

Este poema budista llamado "Autobiografía en cinco actos", lo he sacado del "Libro Tibetano de la Vida y la Muerte" de Sogyal Rimpoché, y relata como los seres humanos caemos sin cesar en pautas de conducta repetitivas, y solo si de verdad ansiamos liberarnos de ellas y adquirimos conciencia, podemos llegar a cambiar esas conductas que a veces resultan tan dañinas.

El poema dice así:

1) Bajo por la calle.
Hay un hoyo profundo en la acera.
Me caigo dentro,
estoy perdido... me siento impotente.
No es culpa mia.
Tardo una eternidad en salir de él.

2) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la acera:
Finjo no verlo.
Vuelvo a caer dentro.
No puedo creer que esté en el mismo lugar.
Pero no es culpa mía.
Todavía me lleva mucho tiempo salir de él.

3) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la calle.
Veo que está allí.
Caigo en él de todos modos... es un hábito.
Tengo los ojos abiertos.
Sé donde estoy.
Es culpa mía.
Salgo inmediatamente de él.

4) Bajo por la misma calle.
Hay un hoyo profundo en la acera.
Paso por el lado.

5) BAJO POR OTRA CALLE.

14 ene. 2009

En mi soledad estás tu.
En el silencio de la noche nos reunimos;
te hablo, me escuchas.

En mi soledad estás tu.
Tu fuerza y tu amor me mueven cada día
dándome energía para ser, para estar.

En mi soledad vives tu.
Vive tu recuerdo, tu olor, tu voz,
tu imágen, tus ojos... tus bellos ojos.

En mi soledad vives tu,
y espero que sigas viviendo para siempre
pues el amor que nos ha unido, que nos une
ese... nunca morirá.

13 enero 2009

9 ene. 2009

Viajeros en tránsito

Acabo de terminar de leer este libro de una médico de Madrid, Maria Isabel Heraso Aragón.

Es un libro de sencilla lectura, pero que encierra muchas enseñanzas dentro. No habla del duelo, sino de como podemos afrontar y como debemos entender la muerte.

Quiero redactar, como hice con el libro del duelo, algunos párrafos que me han parecido importantes por las enseñanzas que encierran.

Y quiero felicitar a esta doctora por el libro, pues a veces es difícil encontrar médicos "tradicionales" con la mente abierta a otras cosas, capaces de entender además del cuerpo físico el cuerpo espiritual. Y sobre todo es difícil encontrarles en tu misma ciudad. Ojalá todos los médicos empezaran a ver al ser humano como un Todo.


La doctora Heraso dice en su libro:

"Lo primero y más elemental que conviene observar es que lo que llamamos "medicina tradicional" solo trata de mejorar el cuerpo físico, pero es evidente que somos algo más. El ser humano está constituido, fundamentalmente, por un nivel físico: el cuerpo, un nivel energético: el alma y un nivel lumínico: el espiritu".

"La muerte es solamente el resultado final de la transformación de nuestra envolutra y no nos va a pillar dentro, puesto que el tránsito en si sucede bastante antes".

"Cada semilla de pensamiento plantada creará un nuevo fruto, bueno o malo, dependiendo del tipo de pensamiento que hayamos tenido".

" La felicidad es la medida de un pensamiento correcto y está en relación con la armonía. Por muy bien que nos vaya todo, material y familiarmente, no existirá disfrute y sí sufrimiento si nuestros pensamientos son de ansiedad o insatisfacción".

" En los últimos momentos es tan importante para una persona sentirse amado... Es fundamental, le da la seguirdad, el valor y la integridad imprescindibles para pasar por esta frontera con rotundidad".

"Cuando uno se ama a si mismo y se da lo que cree que merece, está más capacitado para dar a los demás".

" No hay nadir mejor o peor, solo unos que van más adelante que otros, en distinto estado de evolución, pero todos llegarán al final. Es algo asi como las caravanas en la carretera ¿Es más el que va unos metros por delante? ¡lo importante es llegar! y todos vamos a llegar, antes o después, a alcanzar la sabiduría".

" Prepararse para la muerte es prepararse mejor para la vida".

" Igual que planificamos nuestra vida, planificamos nuestra muerte". (Según la doctora Heraso, nuestro inconsciente sabe que vamos a morir y cuando lo vamos a hacer con mucho tiempo de antelación, sobre todo en enfermedades terminales).

" Debemos tener bien claro que la mejor manera de llegar a este momeno crucial, si es que vemos que es irremediable, es haber tenido una vida lo más consciente posible y lo más despegada que podamos de las cosas terrenales: dinero, poder, familia, amores".

" Confía siempre en la sabiduría de tus sentimientos y nunca vayas en contra de ellos".

" Absolutamente todos los seres humanos estamos preparados para cambiar de un plano mental a otro. Lo hacemos cotidianamente, de forma insconsciene, mientras dormimos".

" Nadie en este mundo puede resolverte algo que debas de conseguir por ti mismo; a lo sumo lo disfrazan un tiempo, mejoran los síntomas, pero a la larga vuelve a salir el problema principal".

" Cuánto menos comprendamos el funcionamiento de aprendizaje de este mundo, más emotividad y dolor tendremos con el fallecimiento de una persona allegada".

" Según Rudolf Steiner, en el reino de los espíritus se estará esperando a la persona que llega, de la misma manera que en la tierra esperamos el nacimiento de un nuevo ser. Allí celebrarán un gran culto de recepción".

Muchas de las frases del libro encierran gran sabiduría, y nos recuerdan cosas que sabemos pero que olvidamos con facilidad, sobre todo en momentos difíciles.

A mi personalmente me ha ayudado a tener más confianza en que Paris está con nosotras, en que solo ha cambiado de plano, pero sigue aqui, aqui y allí. Me ha recoradado lecciones importantes como el desapego, la importancia de vivir el momento y muchas cosas más.

Además, la doctora Heraso es la presidenta de la Fundación Inernacional del Dolor en España, una ONG dedicada al tratamiento del dolor.